Saltar al contenido

HARPYIAI

25/01/2020
Mitología griega >> Bestiario >> Arpías (Harpyiai)

 

 

 

Nombre griego

 

Ἁρπθαι Ἁρπθιαι

 

 

 

Transliteración

 

Harpyia, Harpyiai

 

 

 

Ortografía latina

 

Harpyia, Harpyiae

 

 

 

Traducción

 

Snatchers ( harpazô )

 

 

 

Phineus and the Harpies | Athenian red figure hydria C5th B.C. | The J. Paul Getty Museum, Malibu
 
Phineus y las Arpías, Hydria de figura roja ateniense C5th BC, El Museo J. Paul Getty

THE HARPYIAI (Harpies) fueron los espíritus ( daimones ) de ráfagas de viento repentinas y agudas. Eran conocidos como los sabuesos de Zeus y fueron enviados por el dios para arrebatar ( harpazô ) personas y cosas de la tierra. Desapariciones repentinas y misteriosas a menudo se atribuyeron a los Harpyiai.

 

Los Harpyiai fueron enviados una vez por Zeus para plagar al Rey Phineus de Thrake (Tracia) como castigo por revelar los secretos de los dioses. Cada vez que un plato de comida se ponía delante de él, el Harpyiai se abalanzaba y lo arrebataba, contaminando cualquier resto que quedara. Cuando los Argonautas vinieron a visitar, los Boreades alados los persiguieron y persiguieron a las Arpías hasta las Islas Strophades, donde la diosa Iris les ordenó que regresaran y dejaran a los espíritus de las tormentas ilesos.

 

Las Harpyiai fueron representadas como mujeres aladas, a veces con caras feas o con los cuerpos inferiores de las aves.

 


FAMILIA DE LAS ARPIAS

 

PADRES

 

[1.1] THAUMAS & ELEKTRA (Hesiod Theogony 265, Apollodorus 1.10, Hyginus Prefacio)
[1.2] [194590445A99A9A9A9A9A9A9A THA [ ] & OZOMENO (Hyginus Fabulae 14)
[2.1] TIFOEUS (Valerius Flaccus 4.425)

 

NOMBRES

 

[1.1] OKYPETE, AELLO (Hesiod Theogony 265, Apollodorus 1.10)
[1.2] PODARGE (Homer Iliad 16.148, Stesichorus Frag 178) [1.3459036] [1.3459036] [ ] OKYPETE-OKYTHOE-OKYPODE, AELLOPOS-NIKOTHOE (Apollodorus 1.121)
[1.4] OKYPETE, PODARKE-AELLOPOS, KELAINO (Hyginus Preface, Hyginus 1945] [1945] [4545]
 

DESPLAZAMIENTO DEL PODARGE

 

[1.1] XANTHOS , BALIOS (por Zephyros ) (Homer Iliad 16.148, Quintus Smyrnaeus 3.743) [19459905] [19459905] [19459905] [19459905] [19459905] 2.1] PLOGEUS , HARPAGOS (Fragmento de Stesichorus 178)
[3.1] AREION (Quintus 4.5 Smyre 19459005]

 

DIVULGACIÓN DE AELLOPOS

 

[1.1] XANTHOS , PODARKES (por Boreas ) (Nonnus Dionysiaca 37.155)

 


ENCICLOPEDIA

 

HARPYIAE (Harpuiai), es decir, “los ladrones veloces”, en los poemas homéricos, no son más que vientos de tormenta personificados. ( Od. xx. 66, 77.) Homero menciona solo uno por su nombre, a saber. Podarge, que estaba casado con Zephyrus, y dio a luz a los dos caballos de Aquiles, Xanthus y Balius. ( Il. xvi. 149, & c.) Cuando una persona desapareció repentinamente de la tierra, se dijo que las Arpías se la habían llevado ( Od. i. 241, xiv. 371); así, se llevaron a las hijas del rey Pandareo, y las entregaron como sirvientas a los Erinnyes. ( Od. xx. 78.) Según Hesiod ( Theog. 267, & c.), Las Arpías fueron las hijas de Thaumas de Oceanid Electra, doncellas aladas y con alas. , que superó los vientos y las aves en la rapidez de su vuelo. Sus nombres en Hesíodo son Aëllo y Ocypete. (Comp. Apollod. I. 2. § 6.) Pero incluso en la época de Esquilo ( Eum. 50), se los describe como criaturas feas con alas, y los escritores posteriores llevan sus nociones de las arpías hasta el punto de representarlos como los monstruos más repugnantes. Fueron enviados por los dioses como castigo para hostigar al ciego Phineus, y cada vez que se le ofrecía una comida, salían disparados del aire y se la llevaban; los escritores posteriores agregan que devoraron la comida ellos mismos o que la ensuciaron al dejar caer una sustancia apestosa para que no fuera apta para el consumo. Más adelante se describen en estos relatos posteriores como pájaros con cabezas de doncellas, con largas garras en sus manos y rostros pálidos de hambre. (Virg. Aen. iii. 216, y c .; Tzetz. ad Lycoph. 653; Ov. Met. vii.4, Rápido. vi. 132; Hygin. Fab. 14.) Las tradiciones sobre su parentesco también difieren en las diferentes tradiciones, para algunos las llamaron las hijas de Ponto (o Poseidón) y Terra (Serv. [ 19459017] ad Aen. iii. 241), de Typhon (Val. Flacc iv. 428, 516), o incluso de Phineus. (Tzetz. ad Lycoph. 166, Chil. i. 220; Palaephat. 23. 3). Su número es dos, como en Hesíodo y Apolodoro, o tres; pero sus nombres no son los mismos en todos los escritores y, además de los ya mencionados, encontramos a Aëllopos, Nicothoë, Ocythoë, Ocypode, Celaeno, Acholoë. (Apolod. I. 9, 21; Serv. ad Aen. iii. 209; Hygin. Fab. Praef. P. 15, Fab. 14. ) Su lugar de residencia son las islas llamadas Strophades (Virg. Aen. iii. 210), un lugar en la entrada de Orcus (vi. 289), o una cueva en Creta. (Apollon. Rhod. Ii. 298.) La historia más célebre en la que las Arpías juegan un papel es la de Phineus, en cuya residencia llegaron los Argonautas mientras estaba plagado de monstruos. Prometió instruirlos respetando el curso que tenían que tomar, si lo iban a liberar de las Arpías. Cuando la comida para Phineus se extendió sobre una mesa, las Arpías vinieron de inmediato y fueron atacadas por los Boreades, Zetes y Calais, que se encontraban entre los Argonautas, y les dieron alas. Según un antiguo oráculo, las Arpías perecerían por las manos de los Boreades, pero estos últimos morirían si no podían alcanzar a las Arpías. Este último huyó, pero uno cayó al río Tigris, que se llamaba Harpys, y el otro llegó a las Echinades, y como nunca regresó, las islas se llamaron Strophades. Pero al estar agotada por la fatiga, se cayó simultáneamente con su perseguidor; y, como prometieron no seguir molestando a Phineus, las dos Arpías no fueron privadas de sus vidas. (Apollod. I. 9. § 21.) Según otros, los Boreades estaban a punto de matar a las Arpías, cuando aparecieron Iris o Hermes, y ordenaron a los conquistadores que los liberaran, o tanto a las Arpías como a las Boreades. murió. (Schol. ad Apollon. Rhod. i. 286, 297; Tzetz. Chil. i. 217.) En el famoso monumento Harpy recientemente traído de Licia a este país, las Arpías están representados en el acto de llevarse a las hijas de Pandareus.

 

Fuente: Diccionario de biografía y mitología griega y romana.

 


NOMBRES DE LAS ARPIAS

 

NOMBRES DE ARPIAS INDIVIDUALES

 

 

 

Nombre griego

 

Αελλω

 

Αελλοπος

 

Νικοθοη

 

 

 

Transliteración

 

Aellô

 

Aellopos

 

Nikothoê

 

 

 

Ortografía latina

 

Aello

 

Aellopus

 

Nicothoe

 

 

 

Traducción

 

Viento de tormenta ( aella )

 

Con patas de tormenta ( aella, pous )

 

Racing-Victor ( thoos, nikê )

 

 

 

 

 

Nombre griego

 

Κελαινω

 

Ποδαρκη

 

Ποδαργη

 

 

 

Transliteración

 

Kelainô

 

Podarkê

 

Podargê

 

 

 

Ortografía latina

 

Celaeno

 

Podarce

 

Podarge

 

 

 

Traducción

 

Black-One ( kelainos )

 

Pie de flota ( arkês, pous )

 

Flashing-Footed ( argês, pous )

 

 

 

NOMBRES ALTERNATIVOS

 

 

 

Nombre griego

 

Θυελλα Θυελλαι

 

Αελλα Αελλαι

 

 

 

Transliteración

 

Thuella, Thuellai

 

Aella, Aellai

 

 

 

Ortografía latina

 

Thuella, Thuellae

 

Aella, Aellae

 

 

 

Traducción

 

Vientos de tormenta, turbonadas ( thuella )

 

Vientos de tormenta, torbellinos ( aella )

 

 

 


CITAS DE LITERATURA CLÁSICA

 

PADRE Y NOMBRES DE LAS ARPIAS

 

Boreads chasing Harpies | Laconian black-figure kylix C6th B.C. | National Etruscan Museum, Rome
 
Boreads persiguiendo harpías, kylix de figura negra de Laconia, siglo VI a. C., Museo Nacional Etrusco

Hesiod, Theogony 265 y sigs. (Griego Evelyn-White) (griego épica C8th o C7th BC):
“Ahora Thaumas se casó con una hija de los profundos Okeanos (Oceanus), Elektra (Electra), y ella le dio a luz a Iris, el arcoiris y los Harpyiai (Harpies). ) del hermoso cabello, Okypete (Ocypete) y Aello, y estos dos en la velocidad de sus alas mantienen el ritmo de los vientos que soplan, o los pájaros en vuelo, mientras se elevan y descienden en alto “.

 

Pseudo-Apollodorus, Bibliotheca 1. 10 (trad. Aldrich) (mitógrafo griego C2nd AD):
“Thaumas y Elektra (Electra) tenían Iris y Harpyiai (Harpies) llamadas Aello y Okypete (Ocypete) “.

 

Pseudo-Apollodorus, Bibliotheca 1. 123:
“[Una Harpyia (Harpy)] fue nombrada Nikothoe (NIcothoe) por algunos, Aellopos por otros, mientras que el otro fue llamado Okypete (Ocypete) ) o Okythoe (Ocythoe) o, según Hesiod, Okypode (Ocypode) “.

 

Pseudo-Hyginus, Prefacio (trans. Grant) (mitógrafo romano C2nd AD):
“De Thaumas y Electra [nacieron]: Iris, Harpyiae (Harpies) [llamado] Celaeno, Ocypete, Podarce “.

 

Pseudo-Hyginus, Fabulae 14:
“Las tres Harpyiae (Harpies), Aellopous, Celaeno y Ocypete, hijas de Thaumas y Ozomene … Se dice que fueron emplumadas, con cabezas de gallos, alas y brazos humanos, con grandes garras; senos, vientres y partes femeninas humanas “.

 

Virgil, Eneida 3. 209 y sigs (trad. Day-Lewis) (epopeya romana C1st BC):
“Cosas de cuerpo de pájaro y cara de niña que [los Harpyiai (Harpies)] son … abominables sus excrementos, sus manos son garras, sus rostros demacrados por el hambre insaciable “.

 


HARPIES THE WHATLING WHIRLWINDS

 

Homer, Odyssey 1. 241 y 14. 371 (traducción Shewring) (griego épico C8th BC):
“Pero no, los Harpyiai (Harpies, Storm-Spirits) lo han arrebatado [Odysseys] sin gloria “.

 

Homer, Odyssey 20. 61 y siguientes:
“[Penélope se lamenta:] ‘O si una Thuella (Storm-Wind) [es decir, una Arpía] me arrebatara, llévame a través de caminos oscuros y arrojándome al lugar de emisión de los Okeanos (Oceanus) que fluyen hacia atrás. Sea como cuando los Thuellai (vientos de tormenta) [Arpías] se llevaron a las hijas de Pandareus. Los dioses habían matado a sus dioses mucho antes. padres, y las niñas se quedaron huérfanas en su casa. Pero Lady Afrodita los había criado … Pero cuando Afrodita subió al alto Olympos para suplicar a Zeus para que permitiera a estas niñas alcanzar el momento de un matrimonio feliz … mientras tanto las Harpyiai (Harpies ) se los arrebató y los entregó a los ministerios de los detestados Erinyes (Furias). De la misma manera, los olímpicos pueden hacer que desaparezca del mundo “.”

 

Homer, Odyssey 10. 1 y siguientes:
“[Los Harpyiai (Harpies) posiblemente fueron contados entre los Vientos comandados por Aiolos (Aeolus) en la Odyssey :] Aiolos, hijo de Hippotas; los dioses inmortales lo consideraban su amigo. Su isla es flotante; a su alrededor hay una pared de bronce, irrompible, y una roca se eleva por encima de ella. Doce hijos suyos viven en el palacio con él. ; seis son hijas [tal vez Thuellai, vientos de tormenta], seis son hijos [quizás Anemoi, vientos direccionales] en la plenitud de la juventud; además, el rey ha dado a sus hijas como esposas de sus hijos. festeja con su querido padre y su amada madre; innumerables golosinas están allí delante de ellos, y durante el día el salón es rico en sabores sabrosos y murmurantes con el sonido de la música. Por la noche duermen, cada uno con su propia esposa casta, en incrustaciones de somieres con colchas sobre ellos … Kronion (Cronion) [Zeus] había hecho h Estoy a cargo de todos los Anemoi (Vientos), para que cada uno de ellos se levante o caiga a su propio gusto. . .
[Aiolos (Aeolus) colocó los vientos en una bolsa y los encomendó a Odysseus, pero sus hombres en su avaricia abrieron la bolsa:] Deshicieron la bolsa, los vientos ( anemoi ) se apresuraron todos juntos, y en un momento una tempestad ( thuella ) se apoderó de mi tripulación y los estaba llevando, ahora llorando, de regreso al mar abierto y lejos de casa. Yo mismo desperté y me pregunté si ahora debería arrojarme por la borda y ahogarme en el océano o si debería soportarlo todo en silencio y permanecer entre los vivos. Lo soporté y me quedé, pero me cubrí la cara mientras estaba tumbado en la cubierta. Mi propia nave y las demás con ella fueron llevadas de vuelta por la tormenta ( anemos thuella ) a la isla de Aiolos, en medio del gemido de toda mi compañía “.

 

Hesiod, Catálogos de mujeres Fragmento 14 (trad. Evelyn-White) (griego épico C8th o C7th B.C.):
“[Atalanta corrió] tan rápido como una Harpyia (Harpy)”.

 

Apolonio Rhodius, Argonautica 2. 179 ff (trans. Rieu) (griego épico C3rd BC):
“Con tan poca advertencia como un torbellino o un relámpago, ellos [el Harpyiai ( Arpías)] cayeron de las nubes … [y en su velocidad] superaron los vientos de tormenta del oeste “.

 

Apolonio Rhodius, Argonautica 3. 1115 y siguientes:
“Que los Aellai (vientos de tormenta) me arrebaten y me lleven a través del mar a Iolkos (Iolcus) … Querida señora, … puedes ahorrarle a los Vientos errantes esa tarea “.

 

Quintus Smyrnaeus, Fall of Troy 10. 395 y sigs. (Camino trans.) (Griego épico C4th AD):
“[Hekabe (Hecuba) se lamenta sobre el saco de Troya:] ‘Oh ¡que los Harpyiai (Espíritus de la Tormenta) me habían arrebatado de la tierra la primera vez que me fue contigo [el Rey Priamos] atraído por un malvado Aisa (Destino)! “”

 

Valerius Flaccus, Argonautica 4. 425 ff (trans. Mozley) (epopeya romana C1st AD):
“En la flota, un torbellino pasan [los Harpyiai (Harpies)] sobre los pueblos y mares lejanos “.

 

Suidas s.v. Harpyiai (trans. Suda On Line) (léxico griego bizantino C10th A.D.):
“Harpyiai (Harpies, Snatchers): daimones [femeninos] rapaces”.

 


LAS ARPIAS, PHINEUS Y LOS ARGONAUTAS

 

Boreads chasing Harpies | Apulian red-figure amphora C4th B.C. | Jatta National Archaeological Museum
 
Boreads persiguiendo arpías, ánfora de figura roja de Apulia C4th BC, Museo Arqueológico Nacional de Jatta

Hesiod, Catálogos de mujeres Fragmento 40 (de Ephoros en Strabo 7. 302) (trans. Evelyn-White) (épica griega C8th o C7th BC):
“Hesíodo, en el llamado Viaje alrededor de la Tierra, dice que
Phineus fue traído por los Harpyiai (Harpies) ‘a la tierra de los alimentadores de leche que tienen carros para casas”.

 

Hesiod, Catálogos de mujeres Fragmento 40A (de Oxyrhynchus Papyri 1358 fr2):
“Los Boreades persiguieron a los Harpyiai (Harpies) a las tierras
del Massagetai y de los orgullosos hombres Half-Dog, del
Gente subterránea y de los débiles Pygmaioi (pigmeos); y a las tribus de
las ilimitadas pieles negras y los libyes (africanos). Enorme Gaia (Gea, Tierra) desnuda estos
a Epaphus. . ((laguna)) Aithiopes (etíopes) y Libyes (africanos) y ordeño de yeguas
Skythes (escitas). . ((lacuna)) Redondo
Sobre todo esto, los Boreades se apresuraron a volar. . ((la laguna)) [a la tierra] del bien cabreado Hyperboreoi, a quien Gaia (Gea, Tierra) el todo-
nutritiva desnuda a lo lejos por las corrientes caídas de aguas profundas
Eridanos . ((lacuna)) y [los persiguieron] sobre la empinada montaña Fawn y la escarpada Aitna (Etna) hasta la isla
Ortigia y la gente surgió de Laistrygon (Laestrygon) que era el hijo de
Poseidón reinante. Dos veces alinearon a las Boreades
esta costa y se dio la vuelta y anhelaba atrapar el
Harpyiai (Arpías), mientras se esforzaban por escapar y evitarlos. Y ellos
aceleró a la tribu de los altivos Kephallenians (Cephallenians), la gente de
Odiseo con alma de paciente. . ((laguna)) Luego llegaron a la tierra del
señor hijo de Ares [Aitolia]. . ((lacuna)) Sin embargo, los Boreades los persiguieron con pies instantáneos. Entonces ellos [los Harpyiai] se apresuraron sobre el mar y por el aire infructuoso “

 

Hesiod, Catálogos de mujeres Fragmento 42 (de Scholiast en Apolonio Rodio 2.297):
“Hesíodo también dice que aquellos con Zetes [los argonautas] se volvieron y rezaron a
Zeus: ‘Allí rezaron al señor de Ainos (Aenus) que reina en
alto “. Apollonios de hecho dice que fue Iris (el Arco Iris) quien hizo a Zetes y su
después de alejarse [de su búsqueda de los Harpyiai (Arpías)], pero Hesíodo dice Hermes “.

 

Hesiod, Catálogos de mujeres Frag 42 (de Scholiast en Apolonio Rodio 2. 296):
“Otros dicen que (las islas) se llamaron Strophades, porque ellos [los Boreades]
Se volvió y rezó para que Zeus se apoderara de los Harpyiai (Harpies). Pero segun
a Hesíodo. . . no fueron asesinados “

 

Ibycus, Fragment 292 (de Philodemus, Piety) (trans. Campbell, Vol. Greek Lyric III) (letra griega C6th BC):
“Aiskhylos (Aeschylus)… E Ibykos (Ibycus) y Telestes representan a los Harpyiai (Arpías) como asesinados por los Boreades “.

 

Theognis, Fragment 1. 715 (trad. Gerber, Vol. Greek Elegiac) (elegía griega C6th BC):
“Más rápido que los rápidos Harpyiai (Harpies) y la flota- hijos patas de Boreas “.

 

Esquilo, Fineo (juego perdido) (tragedia griega C5 aC):
El drama perdido de Esquilo contó la historia de la llegada de los argonautas a la corte del rey Phineus y cómo los Boreades se llevaron a los Harpyiai (Arpías) que lo atormentaban. Según Philodemus, En Piety Esquilo representaba a los Harpyiai como asesinados por los Boreades.

 

Esquilo, Fragmento 142 Phineus (de Athenaeus, Deipnosophists 10. 18. 421F) (trad. Weir Smyth) (tragedia griega C5th BC):
“Y muchos una comida engañosa con mandíbulas codiciosas se llevaron [los Harpyiai (Arpías)] en medio de la primera delicia del apetito “.

 

Esquilo, Fragmento 155 (de Aristófanes, Ranas 1291):
“¿Darle [Phineus?] Como botín a los ansiosos sabuesos [¿los Harpyiai?] Que se extienden por el aire”.

 

Esquilo, Eumenides 50 y siguientes:
“[La Pitia, profetisa de Delphoi, habla:] Una vez antes vi algunas criaturas [el Harpyiai (Harpies)] en una pintura, llevándose el fiesta de Phineus; pero estos [los Erinyes (Erinyes)] son ​​de apariencia sin alas, negros, totalmente desagradables “.

 

Pseudo-Apollodorus, Bibliotheca 1. 121 – 123 (trad. Aldrich) (mitógrafo griego C2nd AD):
“Los dioses también enviaron sobre él [Phineus] el Harpyiai alado (Harpies) , que cuando una mesa estaba preparada para Phineus, se precipitaba del cielo y agarraba la mayor parte de la comida. Lo poco que quedaba olía demasiado asqueroso para ser servido. Cuando los argonautas buscaron información sobre su viaje, Phineus dijo que los obligaría si ellos exterminarían al Harpyiai por él. Entonces pusieron una comida en la mesa junto a él, y el Harpyiai con un grito inmediatamente se abalanzó y lo agarró. Cuando los hijos de Boreas (el Viento del Norte), Zetes y Kalais (Calais) , los vieron, desenvainaron sus espadas y, como estaban alados, los persiguieron por el aire. Ahora resultó ser un decreto del destino que los Harpyiai murieran a manos de los hijos de Boreas, y también que los los hijos deben llegar a su fin cada vez que no logran atrapar el objeto de su persecución. Cuando los Harpyiai estaban siendo perseguidos, uno cayó en el río Peloponeso Tigres, que ahora se llama Harpys después de ella; ella, por cierto, fue nombrada Nikothoe por algunos, Aellopos por otros, mientras que la otra, llamada Okypete u Okythoe, o, según Hesiod, Okypode, huyó más allá del Propontis hasta llegar a los Ekhinades (Echinades) islas, que ahora se llaman Strophades (Isles of Turning), porque se volvió cuando las alcanzó y cayó exhausta en su orilla junto con su perseguidor. Apollonios, sin embargo, en Argonautica escribe que ambos Harpyiai fueron perseguidos a los Strophades, pero no sufrieron daños después de jurar que ya no maltratarían a Phineus “.

 

Pseudo-Apollodorus, Bibliotheca 3. 199 (trad. Aldrich) (mitógrafo griego C2nd AD):
“Zetes y Kalais (Calais), que navegaron con Iason (Jason) y murieron persiguiendo los Harpyiai (Harpies), aunque Akousilaos (Acusilaus) dice que fueron asesinados por Herakles (Heracles) “.

 

Apolonio Rhodius, Argonautica 2. 179 – 434 (trans. Rieu) (griego épico C3rd BC):
“Phoibos (Phoebus) [Apollon] había dotado una vez a este hombre [Rey Phineus] con poderes proféticos, pero el regalo le había traído las tribulaciones más espantosas, ya que no mostró reverencia incluso por Zeus, cuyos propósitos sagrados no tuvo escrúpulos para revelar por completo a todos. Zeus lo castigó por esto dándole una vejez persistente , sin la bendición de la vista. Incluso le robó el placer que podría haber obtenido de las muchas golosinas que los vecinos seguían trayendo a su casa cuando venían a consultar el oráculo. En cada ocasión los Harpyiai (Harpies) se precipitaban las nubes y le arrebataron la comida de la boca y las manos con sus picos, a veces dejándolo sin un bocado, a veces algunos restos, para que pudiera vivir y ser atormentado. Le dieron un hedor repugnante a todo. un olor que nadie podría tener soportado para ponerlos en su boca o incluso para acercarse. . .
[Phineus se dirige a los Argonautas:] ‘Te suplico que me ayudes, que salves a un hombre desafortunado de la degradación y que no pases despreocupadamente y me dejes como estoy. No solo la furia ha apagado mi vista, de modo que me arrastro a través de mis últimos años en la miseria, sino que, además, soy víctima de otra maldición que me atormenta más que a todos. Harpyiai, que vive en un lugar abominable que se encuentra más allá de nuestro conocimiento, se abalanza sobre mí y me arrebata la comida de los labios. No hay nada que pueda hacer para detenerlos. Sería más fácil para mí, cuando tengo hambre, olvidar mi apetito de lo que sería escapar de ellos, así que rápidamente se lanzan desde el cielo. Y si me dejan algo de comida que apesta a putrefacción, el olor es intolerable, y nadie podría soportar acercarse a él, ni siquiera por un momento, incluso si tuviera una voluntad adamantina. Sin embargo, la amarga necesidad que no se puede decir no solo me mantiene allí, sino que me obliga a mimar mi maldita barriga. Pero hay un oráculo que dice que estos Harpyiai serán tratados por los dos hijos de Boreas (el Viento del Norte); ningún extranjero desconocido los expulsará “. . .
[The Boread Zetes se dirige a Phineus:] ‘Deberíamos ser rápidos para ayudarlo, si fuera cierto que estamos destinados a este honor. Sin embargo, el pensamiento nos llena de consternación. Nadie queda en duda cuando el Cielo castiga a un hombre mortal. Y a pesar de todo nuestro afán, no nos atrevemos a frustrar a los Harpyiai cuando vengan, a menos que nos pueda asegurar con juramento que al hacerlo no perderemos el favor de los dioses. “
El viejo abrió sus ojos ciegos y levantándose entonces como si pensara mirarlo a la cara, respondió a Zetes: ‘No digas más, hija mía. Le ruego que no entretenga tales miedos. Lo juro . . . que no incurrirás en la ira del Cielo al ayudarme “.
Tranquilizados por estos juramentos, la pareja estaba ansiosa por defender su causa. Los miembros más jóvenes del grupo inmediatamente prepararon una comida para el anciano, las últimas cosechas que los Harpyiai (Harpies) debían obtener de él, mientras que Zetes y Kalias (Calais) se pusieron de pie junto a él listos para golpearlos con sus espadas cuando atacaron. Y Phineus apenas había tomado el primer bocado cuando, con tan poca advertencia como un torbellino o un relámpago, cayeron de las nubes proclamando su deseo de comida con gritos estridentes. Los jóvenes señores los vieron venir y dieron la alarma. Sin embargo, apenas lo habían hecho antes de que los Harpyiai devoraran toda la comida y volvieran a volar, lejos en el mar. Todo lo que dejaron fue un hedor intolerable.
Levantando sus espadas, los dos hijos de Boreas volaron en busca. Zeus les dio una fuerza infatigable; de hecho, sin su ayuda, no habría habido persecución, ya que cada vez que los Harpyiai llegaban a la casa de Phineos o la abandonaban, superaban los vientos de tormenta del oeste. Pero Zetes y Kalais casi los atrapan. Incluso los tocaron, aunque con poco propósito, con las puntas de sus dedos, como un par de sabuesos agudos en la ladera de una colina, ardientes en la pista de una cabra con cuernos o un ciervo, presionándose detrás de la cantera y rompiendo el aire. Sin embargo, incluso con el Cielo en contra de ellos, la larga persecución ciertamente habría terminado en romper el Harpyiai en pedazos cuando los alcanzaron en las Ekhinades (Echinades, Islas Flotantes), pero para Iris de los pies rápidos, que cuando los vio saltó hacia abajo. desde Olympos a través del cielo y los comprobó con estas palabras: ‘Hijos de Boreas, no pueden tocar el Harpyiai con sus espadas: son los perros del todopoderoso Zeus. Pero yo mismo haré el juramento de que nunca más se acercarán a Phineus. “
Y ella pasó a jurar por las aguas de Styx, el juramento más portentoso e inviolable que cualquier dios puede hacer, que los Harpyiai nunca deberían visite la casa de Phineus nuevamente, como es el decreto de Fate. Este juramento prevaleció sobre los nobles hermanos, que se dieron la vuelta y establecieron su rumbo por la seguridad y el barco; Esta es la razón por la cual las Ekhinades (Islas Flotantes) han cambiado su nombre y ahora se llaman Strophades (Islas de Retorno). El Harpyiai e Iris se fueron por diferentes caminos. Los Harpyiai se retiraron a una guarida en Minoan Krete (Creta), e Iris se elevó hasta Olympos “.

 

Apolonio Rhodius, Argonautica 2. 430 y siguientes:
“[Zetes, después de regresar de la persecución de los Harpyiai (Harpies),:] les dijo a sus ansiosos amigos [los Argonautas] cuánto tiempo la persecución había sido; cómo Iris había salvado la vida de los Harpyiai, pero con una gentil empresa por el tiempo venidero, y cómo los asustados monstruos se habían refugiado en la gran caverna bajo el acantilado de Dikte (Dicte) “.

 

Pausanias, Descripción de Grecia 5. 17. 11 (trans. Jones) (cuaderno de viaje griego C2nd AD):
“[Entre las escenas ilustradas en el cofre de Kypselos (Cypselus) dedicado en Olympia:] También está Phineus the Thrakian (Tracio), y los hijos de Boreas están persiguiendo a los Harpyiai (Harpies) lejos de él “.

 

Pausanias, Descripción de Grecia 3. 18. 10 – 16:
“[Entre las escenas representadas en el trono de Apolón en Amyklai (Amyclae) cerca de Esparta:] Kalais (Calais) y Los Zetes están alejando a los Harpyiai (Arpías) de Phineus “.

 

Pseudo-Hyginus, Fabulae 14 (trans. Grant) (mitógrafo romano C2nd AD):
“Ellos [Zetes y Kalais] expulsaron a las tres Harpyiae (Harpies), Aellopous, Celaeno, y Ocypete, hijas de Thaumas y Ozomene, de Phineus, hijo de Agenor, cuando los camaradas de Jason iban a Colchis. Se dice que estaban emplumadas, con cabezas de gallos, alas y brazos humanos, con grandes garras, pechos, vientres y partes femeninas humanas “.

 

Pseudo-Hyginus, Fabulae 19:
“Pero él [Phineus], ​​desde que reveló las deliberaciones de los dioses, fue cegado por Jove [Zeus], ​​y Jove puso sobre él las Arpías. (Arpías), a quienes se les llama los sabuesos de Jove, para quitar la comida de sus labios. Cuando los Argonautas llegaron allí y le pidieron que les mostrara el camino, dijo que les mostraría si lo liberarían del castigo. Entonces Zetes y Calais, hijos de Aquilo [Boreas el Viento del Norte] y Orithyia, de quienes se dice que tenían alas en la cabeza y los pies, condujeron a las Harpyiae a las Islas Strophades y liberaron a Phineus del castigo “.

 

Ovidio, Metamorfosis 7. 4 (trad. Melville) (epopeya romana C1st BC a C1st AD):
“Ellos [los Argonautas] habían visto al viejo Phineus arrastrando su indefensa edad en un sin fin la noche y los dos hijos de Aquilo [Boreas] habían expulsado a las Vírgenes Aladas ( volucres virgeneae ) [las Harpyiai (Harpies)] de sus labios lastimosos “.

 

Ovidio, Metamorfosis 13. 709 y siguientes:
“Ellos [Eneas y sus troyanos] llegaron al puerto traicionero de los Strophades, el pájaro [Arpía] Aello llenó sus corazones de miedo”.

 

Séneca, Medea 771 (trad. Miller) (tragedia romana C1st AD):
“[Entre los fabulosos ingredientes utilizados por la bruja Medea para un hechizo:]
A ti [Hekate (Hecate)] te ofrezco … estas plumas que la Harpyia (Harpy) dejó en su guarida sin huellas cuando huyó de Zetes “.

 

Valerius Flaccus, Argonautica 4. 425 ff (trans. Mozley) (epopeya romana C1st AD):
“Todo lo que ellos [los Argonautas] ven es nuevo – las costas de Thynian cerca- by aghast at the fate of prophetic Phineus, oppressed only is he a stranger from his land, not only blind, but moreover the Harpyiae (Harpies), daughters of Typhoeus, ministers of the Thunderer’s [Zeus’] wrath, do ravage him, thieving his food from his very mouth. Such portents and such penalties doth he suffer for his crimes; one hope alone the old man hath: the Fates decreed of yore that the sons of Aquilo [Boreas the North Wind] should dispel the cruel plague. [ 19459036] So Phineus, aware that he Minyae and sure succour are drawing nigh, goes down with his staff’s aid to the water’s edge Then, drawing faint breath, he cries : ‘All hail, O long-expected band . . . Pity my present fate . . . The Harpyiae ever watch my food; never, alas! can I elude them; straightway they all swoop down li ke the black cloud of a whirling hurricane, already by the sound of her wings I know Celaeno from afar; they ravage and sweep away my banquet, and befoul and upset the cups, there is a violent stench and a sorry battle arises, for the monsters are as famished as I. What all have scorned or polluted with their touch, or what has fallen from their filthy claws, causes me to linger thus among the living. Nor may I break fate’s bond by death: by nourishment is my cruel need prolonged. But do you save me, I beseech you, if heaven’s presage to me be not false, do you set a term to my punishment. Surely Aquilo’s [Boreas’] sons are here to rout the monsters, nor are they alien to me; for I am king of rich Hebrus, and once was your Cleopatra [sister of the Boreades] joined to me in wedlock . . . And deem not that I am now expiating a sin of cruelty or evil deeds: the fates, vain babbler, and Jove’s [Zeus’] purpose and the counsels he framed, his from all else, and suddenly to be made manifest on earth–these had I disclosed, pitying the human race; hence this great plague and the darkness that even as I spoke o’erclouded me . . .’
So he spoke, and–for so the fates now grants it–deeply stirred and excited them all with the picture of his cruel punishment. They set the couches, and welcome him to the midmost cushions, and themselves recline around; withal they watch the waters and withal the skies, and bid him dine and banish care: when suddenly the wretched old man trembled, and his fingers dropped from his paling lips; nor was there warning of the plague, but among the very dishes were seen the birds. A rank smell floats abroad, and a breath of their sire’s Avernus is exhaled; one only do all attack with flapping wings, one alone does the band molest; in savage glee doth the cloud of Cocytus gape at him, rousing disgust by their very sight. Then upon the ground and upon the fouled coverlets of the mocked banquet do they pour a filthy stream; there is a whirring of wings, and form the withholding of the prey hunger ranges on either side; for the horrible Celaeno debars not Phineus only, but her wretched sisters also. Thereat on a sudden dart forth [the Boreades] the sons of Aquilo [Boreas], and rise with a shout into the air, their sire impelling their wings the while. The new foe dismays the pests, and the plunder drops from their jaws, and first in fear they flutter about Phineus’ palace, then seek the deep; the Haemonians [Argonauts] stand transfixed upon the shore, and follow the roving monsters with their gaze . . .
In fleet a whirlwind do they pass over peoples and seas afar, nor are suffered to settle in any land. And now are they drawing nigh the bounds of the Ionian Sea and the rocks in its midst: today the dweller in that mighty sea called them the Strophades [i.e. Greek for Isles of Turning]. Here while they hovered, wearing and panting with fear of death’s approach, and weighed down in low and timorous flight implored with ghastly shriek their father Typho [Typhoeus], he rose and brought up the darkness with him, mingling high and low, while from the heart of the gloom a voice was heard : ‘It is enough to have chased the goddesses so far; why strive ye father in rage against the ministers of Jove [Zeus], whom, though he wield the thunderbolt and the aegis, he has chosen to work his mighty wrath? Now also hath that same Jove commanded them to depart from the dwelling of Agenor’s son [Phineus]; they hearken to his prompting, and withdraw upon his word. Yet anon will ye also in like manner flee, when the fatal blow shall bring doom upon you. Never shall the Harpyiae lack fresh sustinence, so long as mortals shall merit the anger of the gods.’
The twain stopped short in the air, and hovered awhile with doubtful wing; then depart, and in triumph rejoin their comrades ranks.”

 

Statius, Thebaid 8. 255 ff (trans. Mozley) (Roman epic C1st A.D.) :
“Phineus after the long fast that was his punishment, when he knew the birds [the Harpyiai (Harpies)] were driven away nor screamed any more about his house–yet believed he not wholly,–recline hilarious at the board, and handle the cups that no fierce wings upset.”

 

Apuleius, The Golden Ass 10. 15 ff (trans. Walsh) (Roman novel C2nd A.D.) :
“Monstrous flies soaring into their room like the Harpyiae (Harpies) of old who plundered Phineus’ feasts.”

 

Oppian, Cynegetica 2. 615 ff (trans. Mair) (Greek poet C3rd A.D.) :
“Against Phineus once on a time was the Titan Phaethon [Helios the Sun] angered, wroth for the victory of prophet Phoibos [Apollon], and robbed him of his sight and sent the shameless Harpyiai (Harpies), a winged race to dwell with him to his sorrow. But when the two glorious sons of Boreas, even Zetes and Kalais (Calais), voyaged on this hip Argo in quest of the golden prize, assisting Jason, then did they take compassion on the old man and slew that tribe and gave his poor lips sweet food.”

 


HARPIES & THE VOYAGE OF AENEAS

 

Virgil, Aeneid 3. 209 ff (trans. Day-Lewis) (Roman epic C1st B.C.) :
“[Aeneas describes his voyage past the Strophades Islands :] Where dreadful Celaeno and her coven of Harpyiae (Harpies) dwell, now the house of Phineus is barred and in fear they have left their pristine banquets. No viler monstrosity than they, no pest more atrocious did ever the wrath of god conjure up out of hell’s swamp. Bird-bodied, girl-faced things they are; abominable their droppings, their hands are talons, their faces haggard with hunger insatiable. When we had made our landfall and entered port, we observed abundant herds of cattle dotted over the vale and goat flocks browsing there without any goatherd by them. We slaughtered some; we invited Jove [Zeus] and the other gods to take their share of the spoil. Then by the winding shore seated on makeshift benches, we are most richly feasting. But, the next moment, we hear a hoarse vibration of wing-beats–the Harpyiae (Harpies) are on us, horribly swooping down from the mountains. They tear the banquet to pieces, filthying all with their bestial touch. Hideous the sounds, nauseous the stench about us.
We choose a secluded spot under an overhanging crag, enclosed by trees and their shifting shadows, to set up our tables again and light a fire on a new altar. Again from their hidden lairs, flying in from different angles, that noisy coven claws at the feast, hovering around it, their mouths tainting the meal. So then I order my friends, stand to arms, for we must fight this damnable brood. They did as they were ordered: they put their shields out of sight beside them. So when the creatures again came screeching round the bay, Misenus from an observation post above us, blew the alarum. My friends went into an unfamiliar combat, trying their steel on sinister birds of the sea. But blows did not make them turn a feather, their bodies would not be wounded–they simply flew off at high speed into the blue, leaving a half devoured feast and their own disgusting traces. Celaeno alone, perching upon a rock pinnacle, stayed behind, and broke into speech, a fortune-teller of evil :–‘So you’re willing to go to war–to war, sons of Laomedon, over the cattle you slaughtered, over slain bullocks? prepared to drive us innocent Harpyiae out of our rightful domain? very well: take these words to heart, and never forget them. What the Father almighty foreshowed to Phoebus Apollo and he to me, will I, the chief of the Furiae, reveal you. You are making all speed for Italy, and the winds won over, to Italy you shall go, even enter port you may: but, before you can wall your promised city, outrageous famine shall fasten upon you, in return for trying to kill us, and force you to chew your tables–yes, gnaw at them and devour them.’
She spoke : she winged away into the sheltering forest.
As for my friends, their blood went cold with the shock of panic and curdled; their hearts sank: ‘no more fighting,’ they said–‘through vows and prayers alone we must seek security, whether those creatures are of heaven or uncanny birds of ill omen.’”

 


HARPIES MOTHERS OF SWIFT HORSES

 

Homer, Iliad 16. 148 ff (trans. Lattimore) (Greek epic C8th B.C.) :
“Xanthos (Xanthus) and Balios (Balius), who tore with the winds’ speed, horses stormy Podarge [a Harpyia (Harpy)] once conceived of Zephyros (the West Wind) and bore, as she grazed in the meadow beside the swirl of Okeanos (Oceanus).”
[N.B. Xanthos and Balios were the immortal horses of the hero Akhilleus (Achilles).]

 

Stesichorus, Fragment 178 (from Etymologicum Magnum) (trans. Campbell, Vol. Greek Lyric III) (Greek lyric C7th to 6th B.C.) :
“Stesichorus in his Funeral Games of Pelias says that Hermes gave the Dioskouri (Dioscuri) [who were competing in the chariot-race] Phlogeus and Harpagos, swift foals of Podarge, while Hera gave them Xanthos (Xanthus) and Kyllaros (Cyllarus).”

 

Pausanias, Description of Greece 10. 30. 2 (trans. Jones) (Greek travelogue C2nd A.D.) :
“Aphrodite ascended into heaven, wishing to secure for the girls [the daughters of Pandareus which she had raised] a happy marriage, and in her absence they were carried off by the Harpyiai (Harpies) and given by them to the Erinnyes (Furies). This is the story as given by Homer.”

 

Quintus Smyrnaeus, Fall of Troy 3. 743 ff (trans. Way) (Greek epic C4th A.D.) :
“Over the Okeanos’ (Oceanus’) streams, over Tethys’ (the Sea Queen’s) caverns, unto where divine Podarge bare that storm-foot twain [the immortal horses Xanthos and Balios] begotten of Zephyros (the West-wind) clarion-voiced.”

 

Quintus Smyrnaeus, Fall of Troy 4. 569 ff :
“Arion the foal begotten by the loud-piping Zephyros (West-wind) on a Harpyia (Harpy), the fleetest of all earth-born steeds.”

 

Nonnus, Dionysiaca 37. 155 ff (trans. Rouse) (Greek epic C5th A.D.) :
“First Erekhtheus (Erechtheus) [king of Athens] brought his horse Xanthos (Xanthus, Bayard) under the yoke, and fastened in his mare Podarkes (Podarces, Swiftfoot); both sired by North-wind Boreas in winged coupling when he dragged a Sithonian Harpyia Aellopos to himself, and Wind gave them as loveprice to his godfather Erekhtheus when he stole Attik Oreithyia for his bride.”

 


HARPIES GUARDIANS OF THE UNDERWORLD

 

Virgil, Aeneid 6. 287 ff (trans. Fairclough) (Roman epic C1st B.C.) :
“Many monstrous forms besides of various beasts are stalled at the doors [of the Underworld], Centauri (Centaurs) and double-shaped Scyllae, and the hundredfold Briareus, and the beast of Lerna, hissing horribly, and the Chimaera armed with flame, Gorgones and Harpyiae (Harpies), and the shape of the three-bodied shade [Geryon].”

 

Seneca, Hercules Furens 747 ff (trans. Miller) (Roman tragedy C1st A.D.) :
“Does any certain place [in the underworld] enclose the guilty? and, as rumour has it, do sinners suffer cruel punishment in bonds unending? . . .
[There] the ravenous bird [the Harpyia (Harpy)] torments Phineus at his board.”

 


 

 

 

 

Thumbnail Phineus & the Harpies
 

 

P20.1 Phineus & the Harpies

 

Figura roja ateniense Florero Pintura C5th B.C.

 

 

 

 

 

Thumbnail Boreades Chasing Harpies
 

 

P20.3 Boreades Chasing Harpies

 

Laconian Black Figure Vase Painting C6th B.C.

 

 

 

 

 

Thumbnail Boreades Chasing Harpies
 

 

P20.2 Boreades Chasing Harpies

 

Apulian Red Figure Vase Painting C4th B.C.

 

 

 

 

 

FUENTES

 

GRIEGO

 

  • Homer, The Iliad – Greek Epic C8th B.C.
  •  

  • Homer, The Odyssey – Greek Epic C8th B.C.
  •  

  • Hesiod, Theogony – Greek Epic C8th – 7th B.C.
  •  

  • Hesiod, Catalogues of Women Fragments – Greek Epic C8th – 7th B.C.
  •  

  • Greek Lyric III Stesichorus, Fragments – Greek Lyric C7th – 6th B.C.
  •  

  • Greek Lyric III Ibycus, Fragments – Greek Lyric C6th B.C.
  •  

  • Greek Elegaic Theognis, Fragments – Greek Elegaic C6th B.C.
  •  

  • Aeschylus, Eumenides – Greek Tragedy C5th B.C.
  •  

  • Aeschylus, Fragments – Greek Tragedy C5th B.C.
  •  

  • Apolodoro, La Biblioteca – Mitología griega C2nd A.D.
  •  

  • Apolonio Rodio, La Argonautica – Griego Epic C3rd B.C.
  •  

  • Pausanias, Description of Greece – Greek Travelogue C2nd A.D.
  •  

  • Oppian, Cynegetica – Greek Poetry C3rd A.D.
  •  

  • Quintus Smyrnaeus, Fall of Troy – Epic griego C4th A.D.
  •  

  • Nonnus, Dionysiaca – Griego Epic C5th A.D.
  •  

ROMANO

 

BYZANTINE

 

  • Suidas, The Suda – Léxico griego bizantino C10th A.D.
  •  

BIBLIOGRAFÍA

 

A complete bibliography of the translations quoted on this page.