Saltar al contenido

La Luna, La Deidad Más Antigua Del Mundo

15/08/2020

El enorme destello había sido el enamorado guerrero que había mandado a matar y que revivió convirtiéndose en el dios del sol, llamado Itzamná. Cuenta la historia de historia legendaria que Isla Mujeres fue considerada para los mayas un lugar sagrado y idóneo para venerar a Ixchel, diosa de la luna, fertilidad y medicina. Hay una corriente que protege que el origen de soplar las velas se encuentra en la Antigua Grecia, donde se tenía la costumbre de prestar unos dulces redondos a Artemisa, la diosa de la Luna, representando el ciclo lunar. Sobre estos dulces, se ponían unas velas encendidas a fin de que los seguidores las apagasen y que el humo llegara al cielo y poder entrar en contacto así con la diosa. Asimismo, solicitaban un deseo para que el humo se lo transportara y se lo hiciera llegar a Artemisa. Como Toci es identificada con Tlazoltéotl y con Mayáhuel, a todas ellas se les considera diosas lunares.

Sus súbitas y fantásticas alteraciones constituyen el clima ordinario de nuestras psiques. Estos estados anímicos, de los cuales los más con seriedad numinosos pueden ser hipostasiados como dioses, los más rápidos, si se desea, como hadas y duendes, son los hijos de la sangre y los humores. Pero la sangre y los humores obedecen, entre numerosos amos, a la luna cambiante. Tocando el alma de forma directa mediante los ojos y también, indirectamnte, a lo largo de lo canales oscuros de la sangre, la luna es una divinidad doble. Hasta los perros y los lobos, juzgando por sus aullidos nocturnos, parecen sentir de una manera primitiva y opaca un tipo de emoción numinosa cerca de la luna. Según con la mitología mexica es la diosa de la fertilidad, madre de todos y cada uno de los dioses del panteón azteca y una manera de la diosa de la tierra, madre de Huitzilopochtli, el dios del sol y la guerra. Ensayo erudito y apasionado, vuelve a construir el lenguaje mágico de la Europa antigua mediterránea y septentrional, vinculado a liturgias religiosas populares en honor a la diosa Luna.

diosa de la luna

Graves nos cuenta de qué manera en Europa y Oriente Próximo existían culturas matriarcales que adoraban a una Diosa Suprema y que reconocían a los dioses masculinos solo como sus hijos, consortes o víctimas para el sacrificio. Estas culturas fueron eliminadas por la irrupción del patriarcado que arrebató a las mujeres su autoridad, elevó a los consortes de la Diosa a una situación de supremacía divina y reconstruyó mitos y rituales para esconder el pasado. La conquista patriarcal llegó a Britania y al resto de Europa occidental alrededor del 400 a. Es su libro más personal, un ensayo inteligente que exhibe la originalidad de Robert Graves y que resulta indispensable para comprender su obra y su manera de pensar. La presente y determinante edición de «La Diosa Blanca» la ha llevado a cabo el profesor Grevel Lindop desde la última versión y apuntes del creador para la de 1961. Es una nueva y minuciosa traducción de su hijo y albacea literario William Graves. Los 13 hijos que tuvieron fueron dioses, por eso los mayas consideraron que Ixchel sería también la diosa de la fertilidad.

Harry Potter Luna Lovegood Muñeca Tamaño Barbie

Sin pensarlo combatieron contra el enamorado olvidando el daño que estaban ocasionando, el intrépido guerrero combato por su historia y no deseaba fallecer para probarte a Ixchel que era la persona adecuada para estar a su lado, pero eran tantos que no ha podido contra todos. Cuando lograron asesinarlo, los mayas se percataron que habían cometido un grave error al dejarse llevar por el amor que le tenían a la diosa. Marin Marais fue su alumno por unos meses, rompiendo ese rito del espíritu que se confiesa en la creación, el profesor apenas lo guiaba y lo expulsaba, regresando a su silencio. En las noches Sainte-Colombe y la Luna mantenían un diálogo largo, sabio, amoroso, mientras que eran espiados por Marin Marais, oculto bajo una ventana atendía esmeradamente, memorizando cada nota, cada espacio, entregado al concierto más pleno que puede dar un artista, el concierto de su alma. Marais así aprendió los misterios de la creación, y años después, de esta forma se separó de todo el mundo, habitando en la realidad de su música. La luz transparente, líquida, lejana de la Luna lleva esas partituras en sus largos túneles, las violas da gamba generan silencio, el paso de una nota a otra, deja una pausa, un espacio, la continuidad transporta dentro respiración, la música fluye inhalando, espirando.

diosa de la luna

La meta del Chang\’y también-5, que lleva el nombre de la diosa china de la Luna, es juntar rocas lunares y suelo para ayudar a los científicos a estudiar más sobre las formaciones lunares. Los peregrinos, quienes eran sobretodo mujeres y pequeñas, iban a conocer a Ixchel por lo menos 2 veces en la vida, la primera visita de niña en compañía de su madre y la segunda como madre al lado de su hija. Llegaban con ofrendas de flores y comida así como distintas figurillas representaciones de la diosa. Los festejos de esta importante diosa maya de la luna se realizaban en el mes zip, entre el 21 de agosto al 13 de septiembre, bajo su advocación de diosa de la medicina y fertilidad. Se dice que, en cada fuego nuevo, la diosa Ixchel renace y deja que las doncellas se enamoren; del fruto de ese amor dan a luz un hijo. Es por eso que Ixchel es considerada también la diosa del parto y la fertilidad.»

Lea mas sobre aqui.

diosa de la luna

se convirtieron en leyendas celestes después de un accidente o tal vez milagro que trajo vida y muerte por igual. «Cuenta la historia que, en los días en el momento en que los dioses aún eran fatales, existió un amor tan profundo y tan puro que su fuerza creó el sol y la luna, el día y la noche y el relucir de las estrellas. Al pasar de los años y el padecimiento que cargaba Ixchel, su luz poco a poco dejó de brillar. Se encontraba destinada a sufrir por el resto de su historia, hasta que un día sin esperarlo, regreso la luz.

Una película animada que cuenta las aventuras de una pequeña capaz que crea un cohete con la esperanza de saber a la diosa de la luna. La sonda Chang\’y también-5, llamada así por una diosa de la luna en la mitología china, entró en la órbita de la Luna el sábado tras 112 horas de viaje desde la Tierra, dijo Xinhua, después de despegar desde la provincia de Hainan la semana pasada. Es la diosa de la Luna por lo que asimismo la asociaban con distintos elementos como el agua y la fertilidad e incluso un conejo, aparte de ciertos oficios característicos del género femenino, ciertos otros relacionados con la maternidad. Prueba de ello son las representaciones de esta diosa como esposa de Itzamná. Los mayas acostumbraban a representarla como una mujer joven (como símbolo de la Luna creciente) o como una mujer de edad avanzada . En las etnias prehispánicas de México las deidades eran asociadas a los elementos del cosmos, como el sol o la luna.

diosa de la luna

diosa de la luna

El sitio de adoración de Ixchel era en un templo situado en Dcuzamil en la provincia de Ecab del puerto de Polet , las fieles se dirigían a bordo de canoas. Las mujeres les pedían que tengan la posibilidad de tener varios hijos, dándoles ofrendas de comida y flores. Otro de los sitios donde la adoraban era en la punta sur de Isla Mujeres, en una pendiente elevada donde se podía apreciar un arcoíris. En el momento en que una embarazada daba luz a su hijo, las hechiceras iban a la vivienda de la aliviada y colocaban una pequeña escultura de la deidad bajo la cama del recién parido.

En la situacion de las deidades femeninas, que en este momento conocemos a través de los mitos, códices y esculturas, es común verlas representadas con elementos relacionados a las mujeres como la fertilidad, pero ¿qué más conocemos de ellas? Ahora te mostramos a algunas de estas diosas femeninas más esenciales de la cultura prehispánica. El animal lunar más especial es el conejo y en los mitos de la creación este fue arrojado al rostro de la luna por Papáztac, entre los dioses del pulque. El culto a la diosa de la Luna se practicó a lo largo de mucho tiempo en Coatepec.

Lea mas sobre el-humidificador.com aqui.

  • Los mayas la solían representar como una mujer joven por la luna creciente o una mujer de edad avanzada por la luna menguante.
  • En la mitología Maya Ixchel fue reverenciada como la diosa de la luna; esposa de Itzamná el dios del sol y la sabiduría.

Al notar a su amado sin vida, Ixchel encomendó su alma a Ixtab, quitándose la suya. Su hermana maldijo a aquel hombre que con trucos sucios mató a Itzamná, y su nombre nunca se volvió a vocalizar sobre la faz de la tierra. Al tomar el alma encomendada de su hermana, Ixtab se transformó en la diosa del suicidio. Los purépechas prehispánicos eran politeístas, sus principales dioses fueron Curicaueri, dios de la guerra, Cuerauaperi, diosa de la tierra y madre de los dioses y Xaratanga, la diosa representada como la Luna Novedosa. Fue esa fachada espectral de su luz, la que logró que en Grecia se le pusiera el nombre con el que nos referimos a ella, Vía Láctea, al explicarla como un camino de leche vertida por la diosa Hera, al amamantar a Hércules cuando era un bebé. La cineasta Radha Blank lleva a cabo la crónica de una mujer afroamericana dramaturga que llega a los 40 años; sin embargo, una serie de fracasos la llevan a ofrecer un giro de 180º en su vida para convertirse en una rapera.

Al saber esto, las mujeres mayas que querían embarazarse la visitaban para pedirle que en su vientre tenga existencia vida y para pagarle le llevaban esculturas muy bien detalladas con su rostro. Cuenta la leyenda que la diosa de la luna, Ixchel, se le consideraba esposa del dios sol; no obstante, ella le era infiel, pues cierto día escapó con el rey de los buitres. Forma parte a la mitología mexica y era entre las deidades a las que más se adoraba, pero también entre las más temidas. Su nombre Tlazoltéotl significa “diosa de la suciedad”, pero realmente era la diosa de la pasión y de la lujuria. Esta deidad mexica provocaba el apasionamiento en el amor y el apetito desenfrenado de los deseos carnales, pero al mismo tiempo los retiraba; y tal como esta diosa madre de la fertilidad originaba las vulneraciones morales, también era quien las absolvía.

En la mitología Maya Ixchel fue reverenciada como la diosa de la luna; mujer de Itzamná el dios del sol y la sabiduría. Gracias a su figura femenina y relación con el dios Itzamná también se le asociaba como una figura de maternidad y fertilidad. Los mayas la acostumbraban a representar como una mujer joven por la luna creciente o una mujer de edad avanzada por la luna menguante. Los mayas eran politeístas, creían en numerosos dioses y entre esas deidades estaba una divinidad femenina llamada Ixchel, la diosa de la luna, de la gestación, del amor, de las trabajos textiles y de la medicina. Frecuenta representarse como una mujer anciana junto con un conejo, vaciando una vasija en la tierra, tejiendo o con una serpiente postrada en su cabeza. La mitad de la raza humana vive en manifiesta obediencia al ritmo lunar; y existe evidencia que señala que la vida fisiológica y por ende espiritual [Huxley elimina el dualismo aquí], no sólo de las mujeres, sino más bien asimismo de los hombres, oscila enigmáticamente según cambios en la luna. Hay alegrías sin razón, miserias incomprensibles, risa y remordimiento sin causa.

Un mito maya relata que el nombre de Isla Mujeres es porque en el momento en que los españoles arribaron, vieron muchas estatuillas de la diosa. Era venerada como la diosa de la luna, aunado a que era la representación de la fertilidad y relacionada de forma angosta con la tierra, debido a que sus ciclos lunares regían las temporadas de siembra y cosecha. Otra representación que tenía era la de una mujer joven con el símbolo de la luna creciente, si era luna menguante se representaba como una anciana. Las mujeres mayas al momento de iniciar con las trabajos de parto, se le rezaba a Ixchel a fin de que ésta les ayudara a atenuar los dolores, aparte de que ayudaba en las enfermedades de los órganos femeninos. En su aspecto benévolo la diosa de la luna mayafue representada tejiendo con un telar de cintura, del que fue creadora por lo que estaba socia a la Araña, su tejido era el hilo de la vida, el hilo umbilical y simbolizaba su placenta. Ixchel la diosa de la luna, era una de las deidades más importantes de la cultura Maya por el poder que le adjudica el astro sobre la vida de los hombres.

Los poderes diurnos son representados por Hutzilopochtli, el sol, en pelea constante contra los nocturnos, Coyolxauhqui, la luna, y los Huitznahua, las estrellas. Al comienzo de los tiempos, en el mayab, cuando los dioses eran fatales, había una bella princesa llamada Ixchel, quien pasaba prácticamente todo el día con su hermana mayor, Ixtab, la diosa de la Luna, y sus doncellas. Por ser muy bella y muy femenina, Ixchel tenía muchos pretendientes y entre estos estaba Itzamná. Un día llegó otro pretendiente, de nombre desconocido, para cortejar a Ixchel. le di la vida y él defendió la mía, sin importarle de qué forma ni contra quién debió luchar, Huitzilopochtli me resguardó con el calor de su valor. Mi nombre es Coatlicue, madre Tierra; mis hijos fueron los Centzon Huitznahua, el día de hoy estrellas del cielo negro, Coyolxauhqui, la Luna de este mundo y el dios de la guerra, aquél que derrota a la diosa de la noche todas y cada una de las mañanas.

Hay, al menos, dos historias sobre la diosa, pero todas y cada una terminan con Chang’y también tomando una píldora de la inmortalidad que la hace flotar hasta el astro más cercano a la Tierra. Las antiguas civilizaciones la han visto y adorado, pero en tiempo del sistema solar, la raza humana todavía es una novata explorándola. Hace 25 años, la diosa de la Luna emergió de la tierra para deslumbrar con sus atributos a los descendientes de esos que labraron su imagen destazada en una roca de sobra de ocho toneladas. Ixtab acostumbraba a ser la diosa de la Luna, pero ese lugar quedó tomado por su hermana menor, Ixchel. Xarátanga, la diosa lunar entre los viejos P\’urhépecha, deidad principal, divinidad de la naturaleza, compañera de Curicaueri en las batallas, autora de la agricultura, deidad del lago, distribuidora de ventura y diosa de la fertilidad, el amor y la sexualidad. Tras un letargo de 500 años, una tarde de febrero del año 1978 volvió a la luz Coyolxauhqui, la diosa lunar.

Lea mas sobre 3l0g.com aqui.

diosa de la luna